“Las Jornadas Investigadores en Formación funcionan para afianzar identidad”

201

Durante el acto que se realizó el pasado jueves 25 de octubre, la Decana de la FaHCE, profesora Ana Julia Ramírez formalizó la apertura a las VII Jornadas de Graduados – Investigadores en Formación junto al Vicedirector del IdIHCS, doctor Antonio Camou y representantes del comité organizador del evento, Verónica Stedile y Belén Morris.

Las representantes de graduados recuperaron la historia de las jornadas y destacaron que en esta ocasión se presentaron 165 trabajos. Morris detalló que se trata de una producción heterogénea, enfocada tanto en escalas locales como regionales, diversas perspectivas epistemológicas, perfiles y trayectorias. “Sólo el 35 por ciento corresponde a trabajos de becarios puros y un 50 por ciento a avances de doctorado” subrayó, a la vez que presentó como novedad para esta edición la cantidad de trabajos de estudiantes avanzados de grado, los proyectos de extensión y colectivos.

Las organizadoras pusieron de manifiesto que no se apunta a mesas especializadas sino a cruces que habiliten espacios de formación interdisciplinarios con el objetivo de reunir investigación, docencia y extensión pero a la vez profundizar la socialización para la consolidación de un equipo.

En línea con este último aspecto, Stedile puntualizó durante su intervención el carácter político y la pretensión de que las Jornadas funcionen como articulación con otros espacios de reflexión y con la necesidad de atender al contexto actual que atraviesa la ciencia, la eliminación del MINCyT y el momento de disciplinamiento social generalizado: “Las jornadas funcionan como momento de afianzar identidad” expresó.

El doctor Camou por su parte, reconoció el lugar que se han venido ganando las Jornadas en el IdIHCS por la continuidad, evidenciado también en el incremento y calidad de los trabajos. Destacó que se trata de uno de los principales eventos interdisciplinarios de nuestra unidad académica y que sostener eso durante siete ediciones evidencia una voluntad colectiva de estar abiertos a múltiples miradas.

“Las Jornadas son un hito fundacional de una nueva genealogía” conceptuó Camou, a la vez que planteó interrogantes acerca de cómo pensar la arquitectura institucional que dinamiza esta producción de conocimiento, cómo articularla con la estructura organizacional y normativa tanto de la UNLP como de CONICET y cómo contribuyen las Jornadas para incorporar a dinámicas más flexibles.

Cerró el panel la profesora Ramírez, rescatando el significado personal como decana: “Es gratificante estar hoy aquí porque en 2006 fui parte del primer grupo que convocó lo que en ese momento se denominaron Jornadas de Graduados”. Analizó además aquella coyuntura que parecía prometedora luego de los 90 que habían fragmentado a la Universidad y habían generado un sistema científico elitista y cerrado. “Este nuevo periodo con incrementos presupuestarios nos permitía ampliar el sistema reconstituirnos y posicionarnos para integrarnos a la vida universitaria desde otro lado” sostuvo, y explicó que “desde un comienzo intentamos generar un espacio de intercambio distinto que nos permita repensarnos desde otros criterios, desde la autogestión como jóvenes investigadores con problemas. Ponernos en juego no desde lugares de especialistas.”

Ramirez evaluó la evidente retracción que sufre el sector de la ciencia y que no se puede pensar aislado de la retracción del Estado como garante de derechos, y alentó: “Hoy tenemos que no sólo defender sino aprovechar y reconocer la experiencia que hemos adquirido”. Finalmente reconoció al colectivo del claustro de graduados como un actor fundamental en nuestra facultad, formado por jóvenes que desde distintos espacios ayudan a promover, vehiculizar y que actúan como agentes de diálogo inter-generacional.

En el siguiente enlace se puede acceder al PROGRAMA final descargable.